Multas por drogas en portugal

por | febrero 11, 2023

En Portugal, la guerra contra las drogas se aborda con

En julio de 2001, Portugal despenalizó el consumo personal y la posesión de todas las drogas ilícitas. Ahora, tras la aprobación de la Ley 30/2000, Portugal remite los casos de consumo, compra o posesión de hasta diez días de suministro de una droga ilícita a un panel administrativo, que hace recomendaciones de tratamiento, multas, advertencias u otras sanciones. El tráfico y el cultivo de sustancias ilícitas, así como la posesión de cantidades superiores a diez días, siguen siendo delitos penales.

La política de despenalización de las drogas de Portugal se ha citado como prueba de que la suavización de las leyes sobre drogas no aumenta el consumo de drogas ilícitas ni las consecuencias del consumo de drogas. Esta afirmación se basa principalmente en las conclusiones publicadas en un informe de 2009 del Instituto Cato.1 Sin embargo, es difícil extraer conclusiones claras y fiables del informe sobre el impacto de los cambios en la política de drogas de Portugal.

El análisis de apoyo no es definitivo: El informe del Instituto Cato no discute la importancia estadística de los cambios de datos que destaca, centrándose a veces en cambios de la tasa de prevalencia tan pequeños como el 0,8%.

¿Qué ocurre en Portugal si te pillan con drogas?

La ley portuguesa eliminó el encarcelamiento, pero las personas sorprendidas en posesión o consumo de drogas ilícitas pueden ser sancionadas por paneles regionales formados por trabajadores sociales, profesionales médicos y expertos en drogas. Los paneles pueden remitir a las personas a programas de tratamiento, imponer multas o trabajos comunitarios.

  Que pasa si no pagas una multa de patinete eléctrico

¿Cuál es el cargo por tráfico de drogas en Portugal?

El tráfico de drogas puede acarrear una pena de 1 a 5 o de 4 a 12 años de prisión, en función de criterios específicos, uno de los cuales es la naturaleza de la sustancia suministrada.

Leyes sobre drogas en Portugal: La despenalización en acción

“El tráfico de drogas puede acarrear una pena de 1 a 5 o de 4 a 12 años de prisión, en función de criterios específicos, uno de los cuales es la naturaleza de la sustancia suministrada. La pena se reduce para los usuarios que venden drogas para financiar su propio consumo.

“El Decreto Ley 54/2013 prohíbe la producción, exportación, publicidad, distribución, venta o simple dispensación de las nuevas sustancias psicoactivas (NPS) nombradas en la lista que acompaña al Decreto Ley y establece un mecanismo de control de las NPS. Pueden imponerse sanciones administrativas, incluidas multas de hasta 45.000 euros, por infracciones contempladas en esta ley, mientras que una persona sorprendida consumiendo NSP pero que no sea sospechosa de haber cometido otro delito es remitida a la Comisión local para la Disuasión de la Drogadicción.”

Drogas en portugal

reorientación de la política hacia un enfoque centrado en la salud. La posesión de drogas para consumo personal se considera un delito administrativo, lo que significa que ya no se castiga con penas de prisión y no da lugar a antecedentes penales ni al estigma asociado.1 No obstante, las drogas siguen siendo confiscadas y la posesión puede dar lugar a sanciones administrativas como multas o trabajos comunitarios.

En la inmensa mayoría de los casos, el consumo problemático de drogas no se identifica y los casos simplemente se “suspenden”.3 La inmensa mayoría de las personas remitidas a las comisiones considera que su objetivo es ayudar a reducir el consumo y educar sobre los riesgos de las drogas.4 No juzgan por naturaleza y su objetivo principal es salvaguardar el derecho a la salud de las personas remitidas.5

  Penas de multa codigo penal

Es importante destacar que la despenalización de la posesión personal es sólo una parte de las reformas más amplias de la política de drogas centrada en la salud, que implica un mayor enfoque en la reducción de daños y la provisión de tratamiento.6 Al “aceptar la realidad del consumo de drogas en lugar de esperar eternamente que desaparezca como resultado de una legislación represiva”, la reforma portuguesa permite que las drogas sean tratadas como una cuestión de salud, en lugar de justicia penal.7 Los beneficios de estas reformas, por lo tanto, surgen tanto de la despenalización en sí misma como del establecimiento de una respuesta más amplia a los problemas de drogas basada en la salud.

Acabar con la epidemia: La solución de Portugal

En julio de 2001, Portugal despenalizó el consumo personal y la posesión de todas las drogas ilícitas. Ahora, tras la aprobación de la Ley 30/2000, Portugal remite los casos de consumo, compra o posesión de una cantidad de droga ilícita para un máximo de diez días a un panel administrativo, que formula recomendaciones de tratamiento, multas, advertencias u otras sanciones. El tráfico y el cultivo de sustancias ilícitas, así como la posesión de cantidades superiores a diez días, siguen siendo delitos penales.

  Que hacer si te multan injustamente

La política de despenalización de las drogas de Portugal se ha citado como prueba de que la suavización de las leyes sobre drogas no aumenta el consumo de drogas ilícitas ni las consecuencias del consumo de drogas. Esta afirmación se basa principalmente en las conclusiones publicadas en un informe de 2009 del Instituto Cato.1 Sin embargo, es difícil extraer conclusiones claras y fiables del informe sobre el impacto de los cambios en la política de drogas de Portugal.

El análisis de apoyo no es definitivo: El informe del Instituto Cato no discute la importancia estadística de los cambios de datos que destaca, centrándose a veces en cambios de la tasa de prevalencia tan pequeños como el 0,8%.